Conciliación·Educación

¿Quién educa a nuestros niños?

educacion
Foto: Thedanw. Pixabay

La semana pasada, sobre la 1 de la mañana, unos golpes en la calle me despertaron. Me asomé a la ventana para ver qué pasaba y descubrí a un muchacho, de unos 20 años, derribando cubos de basura a patadas. Evidentemente, se le veía enfadado, confuso… Se sentaba en la acera, donde no llegaba la luz de las farolas, y se encogía con la cabeza gacha, como llorando, de pronto se levantaba, andaba por medio de la carretera de un lado a otro, sin rumbo, dio un manotazo al retrovisor de un coche y volvió a sentarse en la acera… Se sentaba, se levantaba, caminaba y volvía a empezar. Al cabo de unos minutos llegó la policía y el chico les dijo que lo único que pasaba era que había discutido con su novia.

Presenciando estos momentos, me rondó una pregunta por la cabeza: ¿Qué le pasa a los chicos de hoy en día? ¿Es falta de amor? ¿Es falta de cariño? ¿Es falta de atención? ¿Ausencia de límites, quizás? Hay quien piensa que la juventud está cada vez peor porque “son niños consentidos, que lo tienen todo y a los que no les han dado un tortazo a tiempo”. Yo no creo eso. Yo creo que son personas con muchas carencias afectivas.

Si con 16 semanas un niño es separado de sus padres y llevado a la guardería, ¿quién le asegura el bienestar emocional que necesita? ¿Quién lo coge cuando llora? Seguir leyendo “¿Quién educa a nuestros niños?”

Anuncios
Conciliación

15 días para conocer a tu bebé. La realidad de la baja paternal

padre
Foto: Jmarcochi. Pixabay

Creo que todas las madres (menos Soraya Sáenz de Santamaría, Susana Díaz y alguna política más) consideramos que 16 semanas de permiso maternal son insuficientes. Como te conté en el post “Conciliación Real Ya”, tener que volver al trabajo y dejar a una criatura que ni siquiera es capaz de sentarse y que debe alimentarse con lactancia exclusiva a demanda es doloroso e incomprensible. Pero si el tener que separarse de un bebé tan pequeño cuando aún no ha cumplido los 4 meses de vida cuesta horrores, ¿cómo te sentirías si ese momento se adelantara a los 15 días de nacido? Eso es lo que viven los padres.

Sí, los padres también existen y parece que (al igual que ocurre con el bebé) nadie se acuerda de ellos. Ya lo sé, cuando nosotros éramos pequeños nuestros padres iban a trabajar al día siguiente de que naciéramos. Sí, ellos no entraban en los partos y tampoco se les dejaba pasar la noche en el hospital con la madre. Pero, afortunadamente, ya no vivimos en los 80.

En la actualidad, la mayoría de los padres se implican desde el momento en el que se decide tener un hijo, porque es una decisión que atañe a los dos miembros de la pareja. Muchos de ellos van al seguimiento del embarazo, a las clases de preparación al parto y entran en los paritorios porque quieren darle la bienvenida al mundo a su bebé. Un hijo no es sólo de la mujer. Seguir leyendo “15 días para conocer a tu bebé. La realidad de la baja paternal”

Conciliación

#ConciliaciónRealYa

conciliación.jpg
Alexas_Fotos. Pixabay

Dentro de unas semanas se vuelven a repetir las elecciones generales en España. Quedan apenas unos días para que los candidatos de los diferentes partidos comiencen a hacer sus campañas, a dar sus mítines y a hacerse un sinfín de selfies con la gente que se les acerque en mercados, mercadillos y pueblos a los que no sabrían ubicar en un mapa. Pero, yo me pregunto, ¿saben esos políticos cuáles son los temas que nos preocupan? Oigo hablar de Venezuela, algo sobre la deuda europea y otra vez de Venezuela. No escucho nada sobre desahucios, empleo de calidad, sanidad o conciliación familiar. “Perdona, ¿concilia qué?” Me gustaría mucho saber qué es para Rajoy, Sánchez, Iglesias, Rivera o Garzón este concepto.

Mucho me temo que para todos ellos la conciliación laboral y familiar sea algo así como “permitir que la mujer pueda regresar a su puesto de trabajo lo antes posible, facilitándole para ello plazas en guarderías o escuelas infantiles”. Pero, ¿y las que no queremos hacer eso? ¿Conciliar es volver a trabajar a las 16 semanas de vida del bebé y dejar a éste al cuidado de otra persona? ¿Estar ausente entre 4 y 8 horas diarias, si no más, y pagar a alguien para que acurruque, calme y juegue con mi niño cuando lo que él necesita es estar conmigo (y yo con él)? ¿Conciliar es que me garanticen una guardería en la que dejarle? Yo no quiero esa “conciliación”, porque para mí no lo es. Seguir leyendo “#ConciliaciónRealYa”