maternidad

El eterno puerperio

puerperio
Imagen: RyanMcGuire. Pixabay

Cuando me quedé embarazada se me abrió un universo paralelo. El embarazo se parecía bien poco a lo que me habían contado o a lo que yo mismo me había imaginado. Esa mujer radiante de belleza y felicidad, de melena brillante y frondosa, que pasa el día con una sonrisa en los labios, a la que todos cuidan y miman, no era real.  Las embarazadas de las revistas y de las películas bien poco reflejaban la realidad con la que me topé. La torpeza, el mal humor, los miedos, la pesadez, el dolor de espalda y el vaivén hormonal, entre otras cosas, se apoderaron de mi cuerpo y de mi mente.

A las pocas semanas de ver el positivo en la prueba de embarazo empecé a conocer la verdad, al menos, mi verdad. Según pasaban los meses, la realidad se alejaba cada vez más de lo que imaginaba o me habían vendido. Pero lo peor vino después, en el puerperio. ¿En el qué? El puerperio, ese gran desconocido.

Antes de ser madre creía que el puerperio sólo se refería a la cuarentena. Es decir, al período en el que se supone que el útero vuelve a su sitio y se aconseja no tener relaciones sexuales. Muy bien, todo controlado. Creía que una vez superados esos 40 días todo regresaba a la normalidad, que iba a volver a ser yo… pero no, la cosa no fue así. Las hormonas del embarazo no desaparecieron, continuaron ahí durante muuuuuuucho tiempo más.

¿Cuánto dura el puerperio? Es una pregunta interesante. No sabría decir cuántas semanas o cuántos meses (sí, meses) exactos puede acompañarte tras dar a luz, pero es mucho más tiempo del que te podrías imaginar. En mi caso, estoy absolutamente segura de que se prolongó más de 9 meses. Supongo que el dar el pecho también influye, porque las hormonas continúan revolucionadas, en mayor o menor medida.

Ese baile hormonal que comienza en el embarazo se va perfeccionando durante las 40 semanas  de ensayos y sale a realizar una gira triunfal por todo tu cuerpo con la llegada del bebé. Llorarás, reirás, estarás irritable, te subirás por las paredes, tendrás ganas de gritarle a todo el mundo y, a los 2 minutos, correrás a los brazos del primero que se ponga por delante. Si pensabas que los cambios emocionales vividos durante el embarazo eran heavys, lo vas a flipar con lo que ocurre después. Esa explosión se multiplica por 5 y tarda en desaparecer.

Es importante que lo sepas pero, más importante aún es que lo sepan las personas que están a tu alrededor. Déjate mimar, déjate cuidar y pide ayuda cuando lo necesites. Yo no lo hice y llegué a rozar la depresión postparto. Parece que, al estar bien físicamente, los demás consideran que ya está todo genial, pero no se paran a comprobar si interiormente, en el plano psicológico, la normalidad se ha instaurado. Hay muchos miedos (sobre todo siendo primeriza), muchas decisiones a las que enfrentarse y con el temor de no saber si haces lo correcto, son situaciones y rutinas nuevas; en fin, otra dimensión completamente diferente a la que conocemos. Escúchate y hazte escuchar pero, sobre todo, tómate tiempo para respirar.

Anuncios

2 comentarios sobre “El eterno puerperio

  1. Se de que hablas. Yo ne recuperé físicamente de manera espectacular (cuando salí del hospital parecia que hubiese ido de visita casi) pero hay algo que va por dentro y en mi caso lo peor no fue la cuarentena sino que vino después y me pilló desprevenida. El puerperio en sí comenzó casi un mes después de dar a luz ( cuando ya ni sangraba) y creo que puedo decir que acabo de finalizarlo (mi hija tiene casi 11 meses) así que te doy toda la razón y gracias por dar tu testimonio para hacerlo visible.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s