Conciliación

15 días para conocer a tu bebé. La realidad de la baja paternal

padre
Foto: Jmarcochi. Pixabay

Creo que todas las madres (menos Soraya Sáenz de Santamaría, Susana Díaz y alguna política más) consideramos que 16 semanas de permiso maternal son insuficientes. Como te conté en el post “Conciliación Real Ya”, tener que volver al trabajo y dejar a una criatura que ni siquiera es capaz de sentarse y que debe alimentarse con lactancia exclusiva a demanda es doloroso e incomprensible. Pero si el tener que separarse de un bebé tan pequeño cuando aún no ha cumplido los 4 meses de vida cuesta horrores, ¿cómo te sentirías si ese momento se adelantara a los 15 días de nacido? Eso es lo que viven los padres.

Sí, los padres también existen y parece que (al igual que ocurre con el bebé) nadie se acuerda de ellos. Ya lo sé, cuando nosotros éramos pequeños nuestros padres iban a trabajar al día siguiente de que naciéramos. Sí, ellos no entraban en los partos y tampoco se les dejaba pasar la noche en el hospital con la madre. Pero, afortunadamente, ya no vivimos en los 80.

En la actualidad, la mayoría de los padres se implican desde el momento en el que se decide tener un hijo, porque es una decisión que atañe a los dos miembros de la pareja. Muchos de ellos van al seguimiento del embarazo, a las clases de preparación al parto y entran en los paritorios porque quieren darle la bienvenida al mundo a su bebé. Un hijo no es sólo de la mujer. Sí, nosotras somos las únicas que podemos parir y que debemos guardar reposo tras el parto. Sí, también somos las únicas que podemos dar el pecho a demanda (y por ello, además de otros motivos, solicitamos que la baja por maternidad sea más larga), pero los padres acaban de convertirse en padres y necesitan estar con sus hijos.

Para nosotras, los primeros días pueden resultar bastante duros, dependiendo de cómo haya sido el parto (los hay muy traumáticos; podemos haber sufrido una cesárea, lo que implica una recuperación más lenta, casi todas habremos sido víctimas de la episiotomía, etc.) y la ayuda del padre en esos momentos es absolutamente necesaria. No se entiende, por ejemplo, que tengan que ausentarse varias veces y dejarnos solas en el hospital para realizar papeleos varios, como inscripción en el Registro Civil, INSS, llevar la baja a la empresa, etc. ¿No puede haber alguien externo que se encargue de ello? ¿No se puede dar de plazo unas semanas, aunque sea? ¿Por qué un padre se tiene que separar de su mujer recién parida y de su bebé de sólo unas horas para realizar trámites burocráticos?

Durante los siguientes días, ya en casa, el padre sigue siendo una figura de apoyo tremenda para la madre. Ésta puede tener fiebre tras la subida de la leche, seguirá dolorida por los puntos, necesitará muchos mimos, podrá caer en una depresión postparto… El padre es un pilar fundamental para la que acaba de convertirse en madre y, además, estarán adaptándose a una nueva forma de vida, conociendo a su bebé, adquiriendo nuevas rutinas.

Pero cuando la cosa parece calmarse, cuando ya las visitas se han quedado atrás y da la impresión de que pueden empezar a tener más tranquilidad, en la casa cae el primer jarro de agua fría: el Estado considera que el padre ya ha disfrutado del bebé el tiempo suficiente, 15 días, y que ya debe regresar al trabajo. ¿De verdad son suficientes dos semanas? ¿Está el padre preparado para pasar 8 horas diarias separado de su retoño que no ha cumplido ni el mes de vida? ¿Está la madre preparada física y psicológicamente para afrontar la maternidad en solitario tan temprano? 

El bebé no es sólo de la mujer. El padre también debe tener derecho a pasar más tiempo con su hijo. Es verdad, la madre le puede ceder algunas de las semanas que tiene de baja maternal, pero eso supondría que ella tendría que regresar al trabajo antes de las míseras 16 semanas que le da el Estado y eso no es justo. No es justo para el padre, que va a perderse desde muy temprano las primeras sonrisas de su bebé, sus primeros meses de vida…, no es justo para la madre, a la que se le deja desamparada, sin el apoyo emocional y físico más importante y no es justo para el bebé, al que se le priva de la compañía de su padre desde antes de que sea capaz de fijar la mirada.

Luchemos por unas bajas maternales y paternales en condiciones. No nos conformemos con estas migajas miserables. #ConciliaciónRealYa

¿Y tú? Me gustaría saber cómo viviste esos momentos, cuando tu marido tuvo que regresar al trabajo. O, si eres padre, me encantaría saber qué sentiste al tener que separarte tan temprano de tu bebé. ¿Coincides con lo que pienso o tienes otra forma de parecer?

Anuncios

4 comentarios sobre “15 días para conocer a tu bebé. La realidad de la baja paternal

  1. La verdad es que es duro…cuando estas 24 horas al día con ellas y te tienes que separar. Es verdad que en España en particular hasta hace poco el padre (y conozco algún caso), si podía se escaqueaba y con los 2 días (2!!!!) que habia hasta no hace mucho era más que suficiente… pero eso ya ha pasado. Yo me siento emocionalmente unido a mis hijas, y siendo tan pequeñas es duro y desgarrador para mi (por suerte, el bebé es peque y no se entera…). A ver su cambia, alguna cosa he oido a los políticas, pero falta pasar de palabras a hechos, y hacerlo ya.
    Saludos!!!!

    Me gusta

    1. Sí, hay quien propone equiparar el permiso paternal al maternal. Es un paso. Insuficiente, pero ya es algo. Por suerte, hoy en día los padres se implican mucho más emocionalmente con sus bebés, las cosas deben cambiar porque no es justo para nadie tener q separarse tan pronto. Un abrazo fuerte!

      Me gusta

  2. Nosotros tuvimos mucha suerte (aunque quizá suene raro) porque a mi marido lo despidieron poco después de nacer nuestra pequeña así que su baja se ha alargado. No se que haremos las dos cuando papi empiece a trabajar de nuevo pero al menos la pequeña ya tendrá un año.

    Ya me he apuntado a la iniciativa para que se alarguen las bajas.

    Me gusta

    1. Menos en el terreno económico, que supongo que algo se notará, el que el papi esté con ustedes es lo mejor que les puede pasar; a ti porque es un grandísimo apoyo logístico y moral y a la niña porque no podría estar con nadie mejor que con ustedes. 🙂

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s