embarazo·maternidad

¿En busca de un nuevo bebé?

brothers-457237_1920
Imagen: Shatyatripodi. Pixabay

Es curioso, no sé por qué motivo cuando una está embarazada parece que el tiempo no pasara. En mi caso, estaba siempre deseando que llegara una nueva etapa, cumplir las 12 semanas para poder contar a todo el mundo que estaba esperando un bebé, que llegara la semana 20 para poder comprobar que todo iba genial en la ecografía morfológica, llegar al final del segundo trimestre para que la barriga dejara de parecer fruto de un atracón en el Mc Donald y se notara de verdad que estaba encinta y, cuando se va a cercando la FPP, deseando parir porque ya no podía con mi alma, el peso, el calor, los calambres… y también, para ser franca, por temor a que me indujeran el parto.

Pero cuando ya has pasado todo eso, cuando tienes a tu niño en brazos y te preguntas en qué momento te pareció una idea buena el embarazo (no por convertirte en madre, sino por la parte mala que acarrea: estrías, barriga flácida tras el parto, pezones hipersensibles, manchas en la cara, náuseas y otras lindezas), puede que de golpe se te quiten las ganas de volver a pasar por lo mismo…, bueno, hasta que el bebé va rondando el año.

No sé por qué extraña razón, muchísimas parejas se plantean ampliar familia cuando su primer hijo ronda los 12 meses. Es como si existiera una regla no escrita que dijera que los hermanos deben llevarse dos años. ¿A que tú también tienes amigos o familiares que lo han hecho? ¿Es porque nos han hecho creer que si se llevan 24 meses (mes arriba mes abajo) los niños se van a llevar mejor entre ellos? ¿Será que, una vez que el niño camina, nos da pena ver que nuestro hijo ya no sea un bebé y queremos tener otro? ¿O quizás se deba a que el primero lo tenemos con una edad avanzada y deseamos darle un hermano antes de que se nos pase el arroz?

En mi caso, el deseo por volver a ser madre apareció hace unos meses, sí, al poco de que mi hijo cumpliera el año. Yo sí creía que dos años de diferencia era lo apropiado para que hubiera mayor conexión entre los hermanos y que, quizás los 3 años ya sería el máximo deseable. Pero, claro, como te conté en el post “Sin conexión con mi bebé”, he pasado tantos meses sin ser yo, completamente desorientada, angustiada y deprimida que el solo hecho de imaginarme volver a empezar y que la historia se repita, ya no sólo con uno, sino teniendo que atender a dos, me hacía echar el freno Macareno.

Pero ahora me encuentro mejor. Poco a poco voy remontando la situación y, aunque existen los días en los que el mundo se me viene encima, mañanas de llantos y gritos porque estamos ya en los terribles dos, porque a lo mejor le duelen las encías o, simplemente, porque aún no entiendo del todo lo que me quiere expresar, creo que la cosa está mejorando, que nuestra relación va mucho mejor. Estoy aprendiendo a relajarme, a dejarme llevar y a disfrutar lo máximo posible de mi hijo, y ahí es cuando me pregunto si estaré ya preparada para un segundo.

La realidad es que no, que creo que lo ideal sería “curarme” del todo y no volver a quedarme embarazada sólo por el impulso. Sopesar bien los pros y los contras. ¿Qué ocurre? Pues que mi cabeza sabe perfectamente que aún no, que como mínimo sería mejor esperar unos meses más. Pero soy una persona ansiosa e impulsiva. Veo a otras mujeres embarazadas y me dan una envidia terrible. Lo bonito que es sentirte especial, saber que estás creando una vida, ver al pequeño en las ecografías, sentir y ver sus movimientos… ¡Ay!… Y, además, para qué lo voy a negar, está mi necesidad de hacer las cosas mejor, de tener un parto mejor, más respetado, de darle la bienvenida al bebé como se merece, de tener una verdadera conexión, en definitiva, de enmendar los errores que he cometido con mi primer hijo.

¿Te das cuenta? Esas razones son por mi necesidad de curación, por eso creo que debo esperar. ¿Y sabes qué? He dado con un libro fantástico (sí, soy la famosa rata de la biblioteca) a la par que catastrofista sobre el segundo embarazo. Se titula ‘Segundo hijo, madre de dos’. Es un libro para leer antes de tomar la decisión de ampliar la familia a 4 personas. Te cuenta, sin tapujos, la cruda realidad a la que puedes enfrentarte y que, seguramente, ni te has planteado. Me ha venido muy bien para calmar mis ansias y comprender que la cosa no va a ser tan sencilla como esperaba. ¿Volveré a tener a un bebé pegado a mi cuerpo casi 24 horas al día con la misma paciencia? Complicado si hay una criatura danzante alrededor que también, como es lógico, requiere de mi atención. Ya no podré aprovechar para dormir cuando lo hace el bebé, porque mi niño mayor querrá que juegue con él. No podré mantener la casa en silencio para que no se despierte porque otro niño vive en ella y quizás grite de alegría, llore porque se da un golpe, se tropiece con un juguete… Al segundo no le podré dedicar el mismo tiempo ni la misma energía que al primogénito y éste, a su vez, dejará de ser el rey de las atenciones. Es mucho más complicado de lo que una piensa.

Asimismo, en el libro se dice que la mayoría de las parejas cometen el “error” de buscar al segundo cuando el primero cumple el año; es decir, que se llevan 2. Según cuenta la autora, con 2 años el niño mayor sigue siendo pequeño, aunque ya no nos lo parezca al lado de un recién nacido. Aún no es un niño “independiente”, sino que necesita mucho de su madre. Por ello, considera que lo mejor es que se lleven 3 años. He estado pensando sobre ello y me parece coherente. Pero bueno, quien dice 3 años dice 2 y medio, 2 y 8 meses…

Me gustaría saber cuál es tu caso. ¿Te estás planteando darle un hermanito a tu hijo o ya eres bimadre? ¿Cuánto tiempo se llevan? ¿Cómo es la vida con dos? Me gustaría conocer tu experiencia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s