maternidad

Cuando ser madre te viene grande

girl-1419218_1280
Foto: JerzyGorecki. Pixabay

Me ha vuelto a pasar y no quiero que esto sea así. Ayer fue un día fatídico, de esos en los que pienso que no puedo más, que ser madre me queda muy grande, que no estoy preparada para ello…

Sé que mucha culpa la tengo yo por lo que te conté en el post sobre mi falta de conexión con el bebé, por mi obsesión en hacer las cosas lo mejor posible, en ser la mejor madre que pueda tener y que, por el contrario, ha hecho que sea la madre que no quise ser; una madre presente pero ausente; una madre ansiosa, triste, amargada

Paso mucho tiempo con mi hijo. Estoy con él las 24 horas del día y necesito un descanso. Él no es “el niño iguana” que tienen algunos, no aguanta estar sentado, mucho menos estar atado en carrito, trona o silla del coche. Le gusta la libertad de movimiento, es muy activo y requiere mucha atención. Para ser más exactos, requiere mucho MI atención. 

No puedo cocinar, no puedo limpiar, no puedo ni comer. Si por él fuera, se pasaría todo el día enganchado a la teta. Sé que yo también he abusado de ese poder “tetil” cuando me ha hecho falta: para portearlo y que no quiera bajarse de la mochila, para consolarle tras un golpe, para “callarle” cuando llora y soy incapaz de tranquilizarle, para que duerma… Sí, sé que esto también es culpa mía. Pero ya que me pida teta mientras ve la tele y me tenga que estar tumbada en la cama o sentada en el sofá todo el tiempo que dure su interés por lo que aparece en la pantalla, como si fuera una bolsa de palomitas, me supera.

Pensé que todo iba a ser mejor cuando creciera. Que esa petición constante de teta a demanda sería por un tiempo, mientras fuera bebé, y que luego, con la alimentación complementaria, iría en descenso, pero no ha sido así. Con 21 meses su alimentación consiste en teta un 95%. No le interesa el resto de la comida. Algún plátano puede caer, algún trozo de pan…, pero la teta es el pan nuestro de cada día, a cualquier hora y en cualquier lugar.

A ver, que dar el pecho me gusta mucho, pero en ocasiones. Lo que no me gusta es sentirme esclava, que sea su reclamo para estar conmigo constantemente. Que si me ve fregando, se viene a donde estoy, me empuja y me dice “teta”. Le ofrezco agua o cualquier otra cosa, pero se enfada si no me voy con él y le doy el pecho. Y no precisamente porque tenga hambre, sino para que esté a su lado. Como esto es a todas horas, mi actitud hacia él no es la mejor. Me tiene que notar ansiosa, deseando que me suelte para poder hacer algo. Que sí, que estar con un niño es maravilloso, pero una también tiene necesidades básicas como ir al baño, ducharse o comer tranquila.

Y cuando quiero tomarme ese tiempo, el niño monta en cólera. Llevamos varios días así. Pero lo más curioso es que si yo no estoy presente; si el niño se queda solo con el padre, está la mar de bien la mayor parte del tiempo. Se ríe, juega, se divierte… Pero si me ve aparecer, se tira al suelo y llora. Y quien dice llora dice grita. Viene a mí para que le coja en brazos, pero cuando lo hago, se agita, a veces me pega y se deja caer. Lo voy a dejar en el suelo, y empieza a patalear, a llorar, a gritar… ¿Qué quiere, por Dios? Yo no puedo aguantar esto cada día. Porque cuando se pone así es conmigo.

Siento que lo estoy haciendo fatal, me siento la peor madre del mundo. Yo le quiero mucho, pero me puede. Sé que es horroroso lo que voy a escribir pero, en algunas ocasiones, siento que no lo aguanto, que me harta y me estresa. Me encantaría que apareciera alguien por la puerta, lo cogiera en brazos y me dijera: “no te preocupes, tómate un tiempo, sal, camina, respira, relájate, yo me quedo con él un momento y ya verás como, cuando regreses, la cosa habrá acabado y todos estarán mejor”.

Envidio a las familias unidas, a las madres y padres que pueden contar con ayuda externa, a todos esos que tienen un sostén emocional. A mí esto me está volviendo loca, me puede y me hunde.

Si estás de acuerdo con esta reflexión, por favor, me gustaría conocer tu opinión. Si no lo estás, también. Me interesa conocer otros puntos de vista. Y si te ha gustado y crees que puede interesarle o ayudar a otras personas, por favor, compártela. ¡Gracias!

Anuncios

10 comentarios sobre “Cuando ser madre te viene grande

  1. Te entiendo perfectamente. Tienes un niño de alta demanda. Mi hijo mayor fue así también . Ya que decías que no conocías a Laura Gutman, te recomiendo el libro La maternidad y el encuentro con la propia sombra. Y el de Llantos y rabietas de Aletha Solter. Puede que él, inconscientemente, se esté haciendo cargo de ti y te esté cuidando porque te ve mal, triste y ausente. El pedir tanta teta es una manera de decir: eh, estoy aquí! eh, yo te cuido!. Y también te podrías preguntar si tú eres capaz de expresar tus sentimientos, sentirlos y llorarlos verdaderamente. Si estás en contacto con ellos. Para él el tomar tanta teta es una manera de no expresar sus emociones también, de no soltar y llorar, como un autocontrol. Es un “yonki” de leche calmante.
    Podrías probar a hablar con él, decirle cómo te sientes pero con mucha sinceridad. Entiende perfectamente. también le puedes decir que no le vas a dar teta en ese momento, pero darle tu atención y comprensión porque va a llorar. Decirle que entiendes que se enfade pero que ya tomó hace muy poquito, que puede enfadarse por eso. Qué enfadarse está bien. Ah, y que tú eres grande y él pequeño, que tú cuidas de él y tú te cuidas sola.
    Y otra vez te digo, te entiendo perfectamente. Una se siente en un bucle interminable y sin luz al final del túnel. Muchos besos y ánimo.

    Me gusta

    1. Muchas gracias por tus palabras. Tienes toda la razón. En eso de que es su manera de decir que quiere estar conmigo y que le haga caso, por ejemplo, sé que es así, pero me agobio por su insistencia y me muestro ansiosa, deseosa de escapar, esto hace que él me reclame más y entremos en un círculo vicioso. En cuanto a lo de “yonki” de la teta, no me había parado a pensarlo. Con eso tengo un gran conflicto porque, en muchos artículos de crianza con apego, dice que la teta es un calmante para cuando tiene sueño, para cuando se da un golpe, para cuando está aburrido…, en fin, para todo. Entonces, si veo que llora mucho y no puedo calmarle de ninguna de las maneras, salvo con el pecho, me pregunto si estoy haciendo bien o no? Si le niego el pecho en ese momento estoy alargando el llanto porque no le consuelo? O si le doy la teta lo que hago es reprimir sus sentimientos? No tengo ni idea de lo que está bien y de lo que está mal, ni si le puede dañar alguna de las dos opciones. Y lo de hablar con él, me cuesta bastante, como él aún no habla y cuando me agacho y me dirijo a él, no me presta atención más de 1 segundo, me siento que hablo con la pared y dejo de insistir. Es que tengo que mejorar muchísimas cosas…
      Un abrazo enorme!

      Me gusta

  2. Hola guapa! Acabo de descubrir tu blog por tu comentario que le dejaste a Una mama de otro planeta, y ya me he puesto a leer porque me da a mi que nos conocemos y que nuestros niños se han criado “juntos en el mundo virtual” jijiji
    Mi sincera opinion? Olvidate de los articulos de la crianza de apego, la idea puede ser muy buena pero las recomednaciones NO estan hechas para todas las mamas y todos los niños por igual, cada uno tiene su propia situacion. Y la tuya, en eso estaremos de acuerdo, te supera. La norma numero 1 de la lactancia es que SIEMPRE tiene que hacer FELIZ a AMBAS partes – a la mama y al niño. Si no es asi, NO ESTA BIEN! Y hay que hacer algo. Efectivamente, tienes un yonki de teta y se que es dificil pero yo creo que deberias empezar a reducirle las tomas y buscar otra forma de reconducir su comportamiento en el momento – ya sea dolor, tristeza, rabia, enfado, aburrimiento, etc…aunque no le guste. Pero seran unas semanas mas complicadas y con mas llanto, y muchos meses que ganareis los dos en tranquilidad y mejor relacion. Yo soy muy pro-teta y mi ratona aun toma un poquito pero no estoy de acuerdo con que la teta deberia ser la solucion magica para todos los males – los primeros meses si, pero luego conforme el peque crece y se desarolla su personalidad, creo que deberiamos darle otras herramientas para aprender a manejar las situaciones dificiles. Con apego, con respeto y amor y todo lo que quieras, pero la madre no puede ser el esclavo de su hijo. Y tal como lo cuentas, tu te sientes asi.
    Intenta buscar actividades o cosas con las que puedas sustituir el pecho, aunque al principio las rechaze. Y no te rindas. Si le dices que no, que no le das el pecho ahora, y el niño pilla una rabieta y grita y pega y llora, hasta que se la des – que conclusion saca el de ahi? Que con ese comportamiento consigue la teta. Es lo que quieres? Supongo que no….Asi que ponte limites y mantente firme. Si en ese momento no le quieres o puedes dar el pecho, mantente firme. Llorara y sera dificil, ya lo se, pero al final daras con algo que lo tranquilice o distraiga. Llevo desde marzo reduciendo las tomas para terminar el destete progresivamente este mes y no ha sido facil, pero de momento ha ido bastante bien. A veces tuve que acudir temporalmente a la ayuda de los cantajuegos para quitar alguna toma mas critica – que ya se que no es lo mas educativo pero es lo que me funciono y prefiero eso que tener a la niña llorando media hora por no darle la teta. Y punto. Que Maria Montessori y compañia piensan lo que quieran. Mi niña esta feliz y yo tambien, es lo que me importa. En mi caso, mi herramienta estrella es cantarle – me paso el dia cantando y uso las canciones para todo – calmarla si llora, para convecerla que haga algo que no le apetece pero es necesario (andar a la guarde o ir cogida de la mano cuando vamos por la calle), para cambiarle el pañal….en fin, cualquier momento problematico. Y me funciona muy bien. Los libros tambien nos van genial. Y darle muchos muchos mimos. Si te busca para que le prestes la atencion, intenta adelantarte – antes de que entre en el berrinche que quiere la teta, deja lo que haces (se que es un rollo pero por unas veces se puede aguantar) y ponte a jugar con el aunque sea 5 minutos, para que vea que estas ahi. O si vas a cocinar,prepar en el suelo boles y tuppers y cosas con las que puede jugar, y asi tenerlo distraido un ratillo y a ratos ponerte a jugar con el.
    Animo guapa, no lo dejes, no te conformes y sobre todo, no te sientes mal por querer quitarle las tomas.

    Me gusta

    1. Hola! Ante todo, muchísimas gracias por el cariño con el que me escribes y por los consejos. Me ha costado mucho darme cuenta de que estaba completamente encorsetada, intentando cumplir una serie de normas y requisitos que me autoimponía al leer las instrucciones de uso de los bebés. Y es cierto, lo importante es que los dos estemos bien en las decisiones que tomamos, en el día a día… Yo no quiero destetar del todo, aunque sé que algún día tendrá que llegar ese momento, pero sí creo que sería bueno encontrar un equilibrio, espaciar más las tomas para que los dos tengamos vida y me pueda disfrutar mejor. He cometido el error de no dejarme guiar por mi instinto y seguir un montón de pautas que, oye, a lo mejor le van bien a otras mamis, pero que conmigo no sirven. Quizás esas “instrucciones” sean para los niños Nokia y resulta que yo en casa tengo un Samsung, jajajaja. Un abrazo muy fuerte y gracias!!!!

      Me gusta

  3. Mi hijo también es de alta demanda aunque ha mejorado a los 4, y sí he tenido una paciencia infinita 🙂

    No eres mala madre, yo creo que no existe excepto casos aislados. Cada una hace lo que puede, no todas tenemos la misma facilidad, ni la misma situación, ni la misma ayuda y un largo etcétera.

    Ánimo!!

    Me gusta

    1. Muchas gracias por el comentario y los ánimos. Es cierto, para ser una mala madre hay que currárselo mucho, la verdad, pero estamos en una sociedad en la que nos hacen sentir eternamente culpables. Por cualquier cosa. Es complicado cambiar el chip, pero todo es posible en esta vida. Con voluntad y mucha terapia.
      Un abrazo muy fuerte!

      Me gusta

  4. Hola! La verdad es que estoy leyendo algunos de tus posts…. y me estas haciendo reflexionar mucho sobre mi situación. Me siento muy cercana a ti en tus emociones… y aunque al principio, pensaba… bueno, yo no me he tomado tan al pie de la letra todo lo que he leído…. a medida que leo más posts tuyos… creo que quizá (ves, escribo quizá, pues aún estoy como despertando… asumiendo….) yo también estoy un poco encorsetada… Aix……que suerte que haya personas “al desnudo” como tu con ganas de compartir de manera sincera, quizá así, ayudas a otras que se sienten como tu y que quizá, aún no somos conscientes de ciertas cosas nuestras…………
    Pero yo también estoy hasta el “gorro” de sentirme siempre presionada (quizá digo por la sociedad, familia, etc…. y soy yo misma… no sé), de sentir que lo hago mal, que no llego, que podría mejorar, etc……………. que a veces………… buffffffffffffff… necesito un respiro!!!!!!!!!!!! Pues yo también estoy 24 h al dia los 365 dias del año!! Y eso no sabes lo que es hasta que lo vives… y encima con todos los “comentarios” que aunque no quieras que te afecten, ni escuchar, etc……… te duelen, te remueven, te ofenden, te enfadan…………….
    Perdona, pues en vez de hablar de ti, estoy hablando de mi………………….. Lo que te queria decir es que GRACIAS POR TU SINCERIDAD Y VALENTIA compartiendo todo esto y OLE!!!!!!!!! Porque se que eres la mejor madre para tu hijo, sin lugar a dudas, él te eligió!
    Un superabrazo!!!!!
    Y Gracias!

    Me gusta

    1. Míriam, muchas gracias por escribirme. Ser madre no es nada fácil, si no hemos crecido con bebés alrededor y no nos hemos empapado de experiencias con ellos, es complicadísimo hacer esta tarea. Nos esforzamos para darles lo mejor, para hacerlo lo mejor posible, porque son nuestros hijos, les amamos y no queremos fallarles, por eso recurrimos a tantos libros, a tantas páginas de internet, a tantas mujeres “expertas”, pero siempre pensamos que no llegamos. Además, estar con un bebé las 24 horas del día sin descanso es agotador, ya no sólo físicamente, sino mentalmente. Pasamos de ser personas independientes y hacer lo que queremos en cada momento, a ser “madres” y la figura de apoyo y referencia de una criatura indefensa. También necesitamos tiempo para nosotras, pero a veces nos cuesta darnos cuenta de ello o pedir ayuda aunque sea, simplemente, para poder salir durante una hora a tomar el aire e intentar desconectar.
      Te agradezco mucho tus palabras y, sobre todo, que me digas que con lo que escribo puedo ayudar a la gente, porque es lo que quiero. A veces no sé si hay personas que me leen o si consigo que les llegue el mensaje y me has dado una palmadita en la espalda que me anima a seguir escribiendo.
      Te mando mucha fuerza y todo el ánimo del mundo. Me encantaría seguir sabiendo de ti y que me cuentes cómo vas evolucionando, si cuentas con ayuda o apoyo, cuántos meses tiene tu bebé… Un abrazo muy fuerte!

      Me gusta

  5. Te entiendo perfectamente. Un abrazo enorme, solo puedo decirte que esto pasará. Vendrás otras cosas… Pero pasará. Aunque ahora verlo es complicado. Yo también me he sentido desbordada, que no podía más… Pero pasa. Y todo se ve distinto. Y vienen otras cosas. Es una montaña rusa. Mucho ánimo.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s